GLIFOS
REVISTA VIRTUAL DE LA NEL-CIUDAD DE MÉXICO | Nro. 11 - MAYO 2019
 

PASANDO REVISTA
Ciudad de México, 05 de mayo de 2019

Publish or Perish
Conversación con Miquel Bassols

Viviana Berger: ¿Cuál ha sido tu recorrido en el campo de las publicaciones a la fecha y qué saldo resaltarías de esas experiencias, particularmente de la última en Lacan Cotidiano?

Miquel Bassols: Realmente es una larga historia porque ya desde el inicio de mi  relación con el psicoanálisis (estoy hablando de finales de los años setenta) me impliqué en la realización de publicaciones, en proyectarlas, editarlas, incluso diseñarlas, y desde entonces, de una manera o de otra, siempre he estado implicado en la dirección de publicaciones, o participando en ellas de distintas maneras, empezando ya por lo que fue la revista Tyché o la revista Otium Diagonal, en  los años ochenta en lo que era la Asociación de Psicoanálisis. En aquel momento, por ejemplo, para nosotros, lo importante era la difusión del psicoanálisis, hacer existir el psicoanálisis en la ciudad, hacer llegar a la ciudad, en Barcelona, lo que se estaba haciendo en la institución analítica  en la que estábamos en ese momento, fuera la Biblioteca Freudiana de Barcelona o la Asociación de Psicoanálisis. Se trataba fundamentalmente de un objetivo de difusión a la ciudad, hacia el exterior de lo que era el pequeño grupo que constituíamos en ese momento.

Más adelante, con la llegada del Campo Freudiano a España, la cuestión de la publicación toma otra orientación y se plantea ya una política orientada en lo que es el conjunto del Campo Freudiano con la creación de nuevas revistas, con una orientación política que supone una elaboración epistémica e incluso, diría, una función de formación. Dedicarse  a  pensar una publicación, a buscar y recibir los textos, a editarlos, requiere de una orientación política. Lo vemos también en la Red Zadig, ya en otro orden de incidencia.

Hasta llegar ahí ha habido para mí un largo recorrido en la política de las publicaciones, muy diversas pero orientadas en una misma política. Han habido publicaciones más de orden clínico —por ejemplo, dentro del Instituto del Campo Freudiano, los Cuadernos del Instituto, que seguían manteniendo un trabajo hacia el interior de la comunidad del Instituto—, han habido publicaciones más al estilo de Uno por Uno, que partiendo de un boletín local llegó a ser una publicación internacional de la Asociación Mundial de Psicoanálisis.

Cada publicación ha tenido para mí su estrategia concreta dentro de una política general. Por ejemplo, hubo también una publicación en lengua catalana, L’Acudit, que duró el tiempo que duró, que no fue mucho, y que tenía el objetivo más concreto de hacer existir el psicoanálisis en la lengua catalana.

La última experiencia para mí ha sido Lacan Cotidiano, la extensión de Lacan Quotidien en lengua española que durante unos números ha estado como un anexo suyo y que ha sido una experiencia totalmente distinta. No se puede equiparar a ninguna otra de las experiencias anteriores porque Lacan Quotidien es ya una publicación, yo diría, herencia de lo que fue el L’Âne, el Magazine Freudien, pero solo en edición digital. Laedición digital marca un tiempo de edición totalmente distinto a lo que es una  publicación en papel. Lacan Cotidiano ha funcionado como anexo a Lacan Quotidien, en la política de la Red Zadig y siguiendo las coyunturas que se iban produciendo en la política a nivel internacional en lengua española. Por ejemplo, se planteó toda la problemática en Venezuela, Lacan Cotidiano retomó el debate y recogió textos de distintos lugares.  Ha sido una experiencia muy distinta. Es una experiencia ya, no del discurso analítico en la vertiente clínica  o la vertiente epistémica sino, directamente en la vertiente política y en  la incidencia del psicoanálisis en los problemas políticos actuales. Se planteó también la polémica sobre el fin del análisis, un tema mucho más interno en la comunidad analítica, pero que también fue difundido en Lacan Cotidiano. Como se ve, la diversidad de experiencias desde el inicio ha sido muy amplia para mí, ninguna publicación se ha parecido a la otra.

V.B: Entonces a la hora de pensar una publicación, hay que pensarlo en los términos de qué  se pretende con ella, porque además a su vez es como interpretativa del momento, o sea tiene un valor de interpretación. Entonces, me parece que la definición de su ser se debe desprender de lo que se lee.

M.B:  Hay que definir muy bien a quién va dirigido y cuál es el canal a través del cual te diriges, porque es cierto que Internet ha cambiado totalmente la cuestión de las publicaciones. Uno puede llegar por Internet a lugares  a los que no se llegaba antes  y es muy distinto hacerlo en digital o en papel.

Edna Gómez: ¿Cuáles serían las ventajas que tú le has visto en el medio virtual a una publicación? ¿Cuál es su potencial?

M.B.: Es enorme, por supuesto, es una catapulta, es un trampolín a un lector al que en papel es mucho más difícil de llegar. Hay además otra cuestión muy importante que es la inmediatez de la edición y de la difusión, es decir, puedes tomar temas de una actualidad muy puntual porque puedes editar y difundir inmediatamente sobre ese tema, mientras que si lo haces en papel, inevitablemente, ya hay un  lapso de tiempo que puede hacer que ese tema tal vez no sea ya de actualidad. Por lo tanto Internet ha cambiado radicalmente la lógica de la publicación, cambia a quién uno se dirige, cambia el modo de escribir, cambia el modo de pensar la composición de una publicación. Es muy distinto pensarla en papel a pensarla en digital. Ahora estamos pensando en una revista en la red Zadig que se va a llamar La Ciutat de les lletres,La Ciudad de las letras—, una publicación virtual y yano pensamos su estructura siguiendo el patrón de una publicación en papel, sino tomando como referencia publicaciones digitales. Se modifica la estructura, la forma de escribir, la posibilidad de tener un intercambio con los lectores de inmediato, realmente no tiene nada que ver con las publicaciones en  papel.

También hay fórmulas mixtas, en papel y en digital. Y hay  revistas digitales que siguen la lógica del Blog, totalmente alejadas de la edición en papel, donde ya no se trata de números unitarios, fijos y permanentes, sino de ediciones que se modifican a sí mismas según la actualidad. Es muy distinto si piensas en una publicación así. Los canales ahora han modificado el modo de construir el mensaje. La lógica del Blog tiene algo del mensaje instantáneo que a la vez queda archivado en la gran Biblioteca digital que es Internet y que permite una búsqueda instantánea.

Rosana Fautsch: Usted escribe en una bella editorial a propósito de Colofón “encontrar en el espíritu de la época los resortes para hacer seguir existiendo la causa del psicoanálisis”, en este sentido el lugar de las publicaciones del Campo Freudiano tienen como punto de partida la transferencia decidida con el texto de Jacques Lacan, como usted lo indica, me interesa subrayar cómo las publicaciones causan un deseo de lectura más riguroso. Entonces, partiendo de la definición de Colofón y su decir: ¿cuál es el soporte material, la letra, que ha hecho posible la aparición de una publicación? Mi pregunta sería ¿qué podría decirnos de su experiencia, a partir del “centro de gravitación” en cada uno de los lugares, Escuelas, países, sobre la singularidad que hace posible que la gran diversidad de publicaciones contribuyan a la Escuela Una y al Campo Freudiano?

M.B.: Otro tipo de revista es, en efecto, Colofón. Es una revista en papel, solo en papel, y mantiene la línea de publicaciones clásicas del Campo Freudiano en el ámbito de las bibliotecas, que es otro medio distinto. Colofón tiene una vida propia desde su inicio hace ya varias décadas.

R.F.: Angelina Harari nos decía que Judith  buscaba textos inéditos, como un poco  más profundos, o más de investigación y justamente eso la hace también otro tipo de revista, pero basándome en eso, yo pensaba que con este término que además me resonó mucho, haciendo un paréntesis, cuando vinieron María Luisa y Silvia, que hablaste con ellas del exilio, el “centro de gravitación”, con este poema  al que tú haces alusión, de entre el centro y la ausencia para lo femenino, ¿cuál sería, como Viviana decía al principio, que una revista tome en cuenta el contexto, qué es lo que es esa revista políticamente ya sea sede, lugar, país, necesita en ese momento políticamente hablando para el Campo Freudiano? Con todo esto, mi pregunta es ¿qué hace que una revista contribuya a la AMP?

M.B.: En el Campo Freudiano y en la AMP vemos una profusión y una multiplicación enorme de publicaciones, de todo tipo, en todos los lugares, en lenguas diversas, es enorme realmente. La IPA no tiene esa fuerza de publicación que tiene el Campo Freudiano, que la ha tenido desde el principio. En el lugar más  pequeño, más recóndito de la geografía, surge siempre una publicación pensada en el ámbito y en el contexto en el que existe un grupo, una sección o comunidad de la Escuela, o una Biblioteca o una Sede del Instituto. Esta multiplicación es algo realmente notable. No creo que haya ninguna institución de este orden que cuente con tal número de publicaciones. Es cierto también que no todas permanecen, o que permanecen durante un tiempo cumpliendo una función determinada. Hay muchas publicaciones que no pasan de los cuatro o cinco números, no es fácil mantener una publicación de forma continuada. Hay publicaciones que permanecen durante el tiempo de una institución. La revista Uno por uno por ejemplo, que estuve dirigiendo durante casi cincuenta números, fue en un momento la revista de la Escuela Europea de Psicoanálisis y después lo fue de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, con dos ediciones a ambos lados del Atlántico.  Era su órgano institucional que coexistía con la profusión de revistas de cada Escuela. Creo que esta profusión de publicaciones es uno de los mayores tesoros del Campo Freudiano. Sigue aquella premisa de Lacan según la cual, después de una actividad, de unas jornadas o de un seminario, viene “la publicación inevitable”. A la vez, la publicación no era un ideal para Lacan. Hablaba de la poubellication, es decir de la poubelle que era la basura, porque de alguna manera una publicación es el resto de una actividad que en sí misma es una actividad puntual, es un acto que deja un resto, un resto que después se podrá tomar también como rastro de esa actividad en el tiempo.

Hace poco, estaba viendo por ejemplo publicaciones que habíamos hecho en los años ochenta. Ya no me acordaba de las actividades que habíamos hecho entonces y era fundamental encontrar ese rastro, seguir esas huellas gracias a las publicaciones que yo mismo había hecho, que había editado, que había compaginado y de las que me había  olvidado ya. Ese resto quedaba ahí, como el rastro de una actividad que era ahora importante recuperar. La publicación tiene una importancia fundamental para la AMP, la de dejar marca, dejar una huella de la actividad, del deseo que sostuvo esa actividad, es su registro histórico.

Aquí de nuevo es también distinto el registro en papel o el registro digital en el espacio virtual de Internet. Por una parte el registro digital se esfuma con gran rapidez, es mucho más volátil aunque tenga una difusión mucho mayor. Pero por otra parte permite formas de búsqueda mucho más rápidas y eficientes.

E.G.: Puede no tener esa función de suma -el constituir referencia para otros trabajos- como que es una lectura que se hace en el momento e impacta pero como referencias epistémicas quizás no tanto.

M.B.: El problema es que ahí, en el mundo digital de Internet, quien manda es Google. Para reencontrar un rastro de una publicación digital de algo que ocurrió  y que quedó registrado en el espacio virtual, no tenemos otro instrumento que los buscadores. Google tiene sus algoritmos, sus reglas de búsquedas, sus rankings de importancia, mientras que en mi biblioteca mando yo. Está claro que es muy importante tener presencia en Internet y tener un lugar preferente en el ranking de Google, una manera rápida de ser encontrado. En el mar de Internet todo puede desaparecer y por eso existen empresas que se dedican a organizar una publicación para que esté en un buen lugar del ranking, para que se encuentre rápidamente con los buscadores. Hay las fórmulas que los informáticos conocen bien para conseguir que una revista sea rápidamente localizable en Internet. Aunque no todo parece estar ordenado por esas estrategias.

 Me sucede por ejemplo con frecuencia que buscando un término específico del psicoanálisis encuentro en los primeros lugares de la lista de Google páginas de la revista Nodvs o de la revista Virtualia, que son revistas especializadas de nuestro campo.

Xóchitl Enríquez: En ese sentido, la publicación como resto y como rastro del recorrido mismo de la AMP. Lo que dice de la localización de publicaciones, usted mismo tiene este blog Desecrits donde tiene organizados cronológicamente sus textos y eso facilita la localización. Yo estuve buscando textos suyos que aparecen publicados en diversas revistas en línea o papel, pero cuando usted abre su  propio blog que  tiene también uso de biblioteca y lo controla.

M.B.: Sí, yo utilizo el Blog para dar a conocer lo que puedo estar trabajando en un momento determinado, pero lo utilizo también como un modo de organización para mí mismo, para tener organizados los textos. Así ahora, yo mismo cuando busco una referencia de algo que he trabajado, me resulta a veces más fácil buscarlo en el blog que en el propio ordenador. Es mi memoria externa en el espacio público, por decir así. El blog organiza los textos por fechas, por temas, con las etiquetas que pongo. Podría hacerlo en el ordenador mismo, pero el espacio de  Internet me hace presente una alteridad distinta de la memoria. Es curioso. 

V.B.: Es un uso de consulta. Angelina nos decía a propósito de Opção Lacaniana, que cuando una revista empieza a ser referencia de trabajos de otros, es citada en trabajos, es un progreso muy importante, que habla de la autoridad de la revista.

M.B.: En efecto, Opçao Lacaniana es un buen ejemplo de ello, como La Cause freudienne que ahora es La Cause du désir, o como El Psicoanálisis en la ELP o La Psicoanalisi enItalia. Son revistas de referencia desde hace tiempo. En Cataluña está la experiencia de Freudiana que ha sido notable en ese sentido, es una revista que ha tenido un recorrido muy sólido y que es una referencia muy citada. Ahora está disponible en versión digital aunque siempre manteniendo la base en papel. Es un ejemplo de cómo algo hecho en papel, con un largo recorrido y habiendo encontrado ya un lugar dentro y fuera del Campo Freudiano, se organiza ahora pensando  también en el mundo digital. No cambia la estructura pero cambia el modo de hacer  presentes  los textos en el espacio virtual.

V.B.: Sí, tiene un buen equilibrio.

M.B.: Freudiana ha hecho un buen trabajo en este sentido. La Cause freudienne también ha sabido renovarse con La Cause du désir, tiene una gran experiencia con una política muy bien orientada. Y no olvidemos Lacanain Review por ejemplo, que tiene una presencia en el mundo anglosajón únicamente en Internet. Ahí se ve también que es muy importante el canal para pensar la estructura y el contenido mismo de la publicación.

E.G.: Quisiera con esta idea que traes sobre publicaciones que dejan huella hilar un poco con la pregunta que yo tengo. El dar dirección a una publicación psicoanalítica involucra una política, como ya lo habías nombrado, ¿podrías enunciarnos cuál ha sido la política, la tuya, y si hay alguna diferencia entre ésta y la que pones en ejercicio en tu devenir como analista justo encaminado a cómo, cómo hacer una marca, qué está implicado?

M.B.: Sí, hay puntos en común y hay una diferencia fundamental. Lo que podemos llamar una política del analista, si tomamos la referencia de Lacan en “La dirección de la cura”, o una política del síntoma, tiene una orientación muy precisa en la lógica de un análisis. Cuando hablamos de la política de una revista, de una publicación, es otra cosa. ¿Cómo captar en la  subjetividad de la época esta dimensión sintomática para orientar a la publicación en esa dirección, para interpretar al sujeto de la época? No hay una política igual a la otra en las   publicaciones. Podemos pensar que hay algo en común, sin duda, pero yo más bien creo que es más importante pensar las diferencias. Cada publicación tiene su política según a quién va dirigida, según el canal con el que se va a difundir y también según quién va a participar en ella. Si hay una política común, podemos decir que se trata de hacer presente el discurso de Lacan y del psicoanálisis en el mundo contemporáneo, con eso tenemos un marco muy general. Lo importante es pensar entonces en cada lugar la política específica de cada  publicación según la coyuntura, según el otro al que se dirige. Es la política del síntoma, es decir, cuál es el síntoma específico de cada lugar, por ejemplo aquí en México, el contexto social en el que se va a producir esa revista. Justamente se trata de pensar esa política en su modo específico y singular sin querer abarcar todos los ámbitos porque entonces se pierde la brújula de la especificidad de los saberes en juego.

R.F.: Por ejemplo, el caso de Brasil, Opção Lacaniana contribuyó a formar la Escuela, a construirla, entonces eso a mí me parece una política muy dirigida, y que como bien dices, cómo encontrar el hilo valioso de cada lugar para darle al clavo a la política de publicación.

Cinthya Estrada: ¿cómo hacen en Lacan Cotidiano para los criterios de traducciones?, porque lo que está en Lacan quotidien y lo que pasa en Lacan Cotidiano, ¿también tiene que haber allí una línea?, ¿cómo la marcan?

M.B.: Primero, hay que decir que la edición en español de Lacan Cotidiano se detuvo, está en suspenso y vamos a ver cómo, dónde y cuándo se retoma. Cumplió un ciclo en los debates que se desarrollaron en su momento y que iba mucho más allá de una política de traducciones. Lacan Quotidien se publica en francés, aunque también traduce textos de otras lenguas, y tiene una orientación política muy clara y marcada a nivel internacional. Lacan Cotidiano no era una traducción de Lacan Quotidien. De hecho, ya existe y sigue existiendo un Lacan Cotidiano que es la traducción de una selección de textos de Lacan Quotidien, pero esa es una cuestión muy distinta. Si uno piensa una publicación como traducción de textos  es  otra cuestión que la publicación como producción en esa lengua. Hay revistas que funcionan como traducción. Por eso Lacan Cotidiano se está repensando, no como traducción de Lacan Quotidien sino como una publicación de lengua española siguiendo, eso sí, su formato y orientación.

Tengo al respecto la experiencia de Uno por Uno, que tenía un formato y una orientación muy parecidos a lo que había sido Ornicar?, que para mí es el modelo de la revista analítica, es el hilo rojo del Campo Freudiano y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis. Ornicar? empezó siendo un boletín periódico del Campo Freudiano, un poco heredero en su formato de los Cahiers pour l’ Analyse, que era una publicación del Círculo de epistemología de la École normal supérieure, dirigida por Jacques-Alain Miller y donde participaban gente como François Regnault o Jean-Claude Milner. Luego Ornicar? se consolidó como la Revista del Campo Freudiano, su buque insignia, manteniendo siempre ese nivel de elaboración epistémica. Ahora tenemos la alegría de que se vuelve a publicar después de unos años de ausencia, dirigida por Jacques-Alain Miller con un amplio equipo y constituyendo una red Scilicet III, que retoma una iniciativa de hace tiempo y que debería animar siempre al Campo Freudiano, la de una esrtructura en red de publicaciones.

Uno por Uno siguió esta lógica, no era traducción de Ornicar? aunque tenía su mismo formato, incluso un diseño muy parecido. De Uno por Uno había dos ediciones, la edición europea y la edición  americana, con algunas modificaciones según la política a seguir en cada lugar. Se parecían muchísimo pero tenían su rasgo particular marcado por la diferencia de difusión del psicoanálisis en Europa y en América. Era un lógica de red de publicaciones. Todo ello para insistir en que no creo que podamos hablar de una política general sino de una política en red de nudos particulares.

E.G.: Y la política  también, en lo íntimo del Comité editorial, de qué manera ocurre el movimiento en este núcleo digamos, por ejemplo, el rasgo político de las permutaciones, cómo ocurren las permutaciones. Si hay un tiempo diferente para cada publicación o está en esto un poco el automatón de la permutación que se plantea en toda la Asociación Mundial de Psicoanálisis, ¿cómo va eso?

M.B.: Este es un elemento muy importante. Hay revistas, como por ejemplo Freudiana, que van permutando en su dirección. Se ve incluso visualmente en el diseño que cada dirección ha elegido como un rasgo propio aunque manteniendo una continuidad en la política de la institución. Hay permutación para asegurar a la vez una continuidad en la política de la institución. Otras revistas no funcionan con la permutación de su dirección y de su redacción, y tienen un carácter distinto. Hay publicaciones  que viven de la  permutación y hay publicaciones que viven de una continuidad de edición que está asegurada por alguien, eso marca la vida de la publicación.

Xóchitl Enríquez: Bueno, yo veo que la pregunta que había yo formulado ha sido contestada desde el inicio de la conversación, era ¿cuál es su opinión respecto de la proliferación de revistas que hemos visto en los últimos años en la AMP, en sus Escuelas, en el interior de las mismas y en los bloques que conforman entre ellas? Ya ha sido respondida. ¿Quisiera agregar  algo?

M.B.: Sí, hay una fórmula clásica en el mundo académico para hablar de la presión que se produce para publicar: Publish or Perish, es decir “Publicar o perecer”. A veces es Publish and Perish, “Publicar y perecer”, que es lo que debemos evitar. Debemos pensar revistas que pasen de los cuatro números. Lo recuerdo siempre, el número cuatro es fatídico, si uno pasa del número cuatro ya hay algo del nudo borromeo que se ha anudado lo suficientemente bien como para que la cosa continúe. Pero es cierto, la divisa que nos anima en el Campo Freudiano también es Publish or Perish, “Publicar o perecer”. Es casi como “Desear o perecer…”

Desgrabado por Xóchitl Enríquez