GLIFOS
REVISTA DE LA ORIENTACIÓN LACANIANA DE LA CIUDAD DE MEXICO | Nro. 4 - Diciembre 2016
 

MESA AMORES LOCOS, EN LA UNIVERSIDAD DEL CLAUSTRO DE SOR JUANA
24 DE NOVIEMBRE DE 2016

De amores locos a amar con locura [1]
José Juan Ruiz

De acuerdo con Horacio Quiroga amor, locura y muerte, eran únicos temas importantes para hablar… En la mesa tenemos dos, que en el peor de los casos pasan al tres, como Romeo y Julieta: tres días de amor y seis muertos... A todos aquellos interesados en el psicoanálisis también nos importan mucho estos temas. Tomando la ocasión planteada por las próximas jornadas de la NEL México: nos decidimos a abordar el tema de Amores Locos.

Siguiendo la referencia de Jacques-Alain Miller en Los Divinos detalles[2], observamos en sus primeros capítulos como examina la condición de amor en Freud y debemos decir que en todo ello hay un tanto de locura. Miller parte del ejemplo de Freud en su artículo de 1927 El fetichismo

El caso más extraordinario era el de un joven que había exaltado cierto «brillo sobre la nariz» a la categoría de fetiche. Esta singular elección pudo ser sorprendentemente explicada por el hecho de que había sido criado primero en Inglaterra, pasando luego a Alemania, donde había olvidado casi por completo su lengua materna. El fetiche, derivado de su más temprana infancia, debía descifrarse en inglés y no en alemán: el Glanz auf der Nase («brillo sobre la nariz» en alemán) era, en realidad, una «mirada sobre la nariz» (glance = «mirada» en inglés), o sea, que el fetiche era la nariz, a la cual, por otra parte, podía atribuir a su antojo ese brillo particular que los demás no alcanzaban a percibir.[3]

Este brillo se convierte entonces en la condición sine qua non, causa de deseo, para las elecciones de objeto de este sujeto. Pero para Freud las condiciones en la elección de amor no son cuestión únicamente de perversos, en sus Contribuciones a la psicología del amor[4], Freud nos señala la forma como se desarrollan las relaciones amorosas en los neuróticos a partir de condiciones específicas inconscientes. Regresando a Horacio Quiroga, tras su primer amor frustrado María Esther Jorkovsky, todas las mujeres de las que se enamora, llevaron el nombre de María, ejemplo palpable de cómo aplica una condición de amor en una legalidad inconsciente específica. Entonces para Freud, la consecuencia de estas condiciones inconscientes de amor, será que solo puede amarse a quien cumpla las condiciones específicas de cada sujeto. Lo que nos acerca a la no-relación sexual planteada por Lacan. Que no haya relación o proporción sexual implica que no se puede elegir pareja solo porque se cumpla una condición de complementariedad biológica, tal y como ocurre entre los animales. En palabras de Miller se requiere de la "contorsión significante"[5] para que pueda haber una elección amorosa. Aquel a-muro que planteara Lacan en sus charlas de Sainte- Anne Hablo a las paredes (a los muros) parafraseando a Antoine Tudal:

Entre el hombre y la mujer,
Está el amor.
Entre el hombre y el amor,
Hay un mundo,
Entre el hombre y el mundo,
Hay un muro.[6]

Hay condiciones de amor entre el hombre y la mujer, malentendidos y locuras. En Introducción del narcisismo, Freud comparaba ya los estados amorosos con la locura a partir de la sobrestimación del objeto amoroso y el empobrecimiento del yo propio. Mientras más lleno de perfecciones se mira al objeto amoroso, tanto más inmunda le parece al amante su propia persona. Como nos indica Lacan en su primer seminario "Cuando se está enamorado se está loco"[7][8].

Conviene tener en cuenta que a lo largo de su enseñanza Lacan hizo sutiles, pero importantes diferencias entre la locura y las psicosis. Tal vez el estudio más riguroso en este sentido sea el realizado por Pablo Muñoz en Las locuras según Lacan, quien extrae importantes consecuencias de estos términos en distintos momentos de la obra lacaniana. Muñoz nos señala que al servirse de Hegel, Lacan define al loco como aquel que "busca imponer la ley de su corazón en el desorden del mundo pero a costa del desconocimiento sobre la implicación de su ser en ese desorden"[9]. Un alma bella que acusa al Otro de sus sufrimientos, apegándose a su imagen como un ideal e identificándose con ella, rechazando la castración. Así pueden aparecen como formas del amor el desconocimiento de lo contingente del encuentro: "Estar destinado al encuentro del ser amado" o bien la creencia en un ideal que rechace la castración "Estar hechos el uno para el Otro". Formas del enamoramiento apegadas a la imagen de un yo ideal, en donde el yo se ama a sí mismo.

También encontramos otras formas del amor en donde la negación de la castración adquiere otro rostro: el de la violencia. En ciertas parejas cuando la creencia en este amor ideal se ve amenazada y presenta el riesgo de introducir nuevamente la dimensión de la castración, puede aparecer la agresión entre los miembros de la pareja, como un intento de restitución de un estado anterior. Locura soportada de manera indefinida, en muchas ocasiones, por ambas partes. En su libro ¡Ojalá te enamores! Gabriela Insua resalta la dimensión del equívoco presente en una pareja al decir que se pegaban, a la vez como golpear y quedar pegados y nos señala "Si el objeto es lo más variable diría Freud, cuando el objeto señuelo se convierte en imposible de perder, es porque el señuelo no está siendo velo [del objeto] a, sino por el contrario tapona el objeto causa."[10] Un congelamiento del deseo, que se mueve de la inhibición al embarazo tal como Lacan lo señala en el seminario X, una espiral de la que es difícil escapara para muchos sujetos.

Pero hay también una importante referencia en Lacan que anuda de manera importante amor y locura: En el seminario El Sinthome Lacan acota, "para todo hombre una mujer es un síntoma […] Para una mujer el hombre es todo lo que quieran, un dolor, peor que un síntoma, incluso un estrago."[11] Desde las fórmulas de la sexuación introducidas en el seminario Aun.. la mujer ocupa un lugar ante la castración, pero no toda ella se encuentra ahí. Recordando las contribuciones freudianas encontramos la pérdida de amor como una posible devastación para los sujetos femeninos. La marca del no-todo tendiente al infinito en el lado mujer, las acerca a la locura: pero no locas del todo. Reserva al lado masculino el costado idiota del goce que se puede contabilizar, mientras que para la mujer la demanda de amor queda abierta al infinito, lo que puede producir la dimensión del estrago: una devastación. Es nuevamente la orientación de Jacques-Alain Miller la que nos permite salir de este impasse:

Hablamos de devastación cuando hay saqueo que se extiende a todo, que no termina, que no conoce límites y es en función de esa estructura que el hombre puede ser la pareja estrago de una mujer, para lo mejor y para lo peor, porque en la palabra ravage (estrago, devastación) hay ravie (deslumbrar) [...] Entonces el hombre puede ser una devastación para la mujer, pero también el modo en que acontece su deslumbramiento.[12]

Lo que abre para nosotros una posibilidad de acceder a una dimensión más poética del amor: amar con locura. Un amor como acontecimiento en la trama de cada sujeto, en donde podamos concluir, junto a Gustavo Cerati "Yo siempre amé tu locura"[13].


NOTAS

  1. Texto presentado en la mesa Amores Locos, en la Universidad del Claustro de Sor Juana el 24 de noviembre de 2016
  2. Miller, Jacques-Alain, Los divinos detalles, Paidós, Bs As, 2010, p
  3. Freud, Sigmund, "Fetichismo" en Obras completas, t. XXI, Amorrortu, Bs. As., 1991, p. 147
  4. Freud, Sigmund," Sobre un tipo particular de elección de objeto en el hombre (Contribuciones a la psicología del amor I),en Obras completas, t. XI, Amorrortu, Bs. As., 1991, p. 158
  5. Miller, J, op cit, p. 69
  6. Lacan, Jacques, Hablo a las paredes, Paidós, Bs. As., 2012 pp. 92-93
  7. Lacan, Jacques, El Seminario, Libro 1: Los escritos técnicos de Freud, Paidós, Bs., As., 1995 ,p .215
  8. Muñoz, Pablo, Las locuras según Lacan: Consecuencias clínicas, éticas y psicopatológicas, Letra Viva, Bs., As., 2014, p. 86
  9. Insua, Gabriela, ¡Ojalá te enamores! Sobre la lógica amorosa en la adolescencia, Letra Viva, Bs., As., 2015, p. 104
  10. Lacan, Jacques, El Seminario, Libro 23: El Sinthome, Paidós, Bs., As., 2005, p .99
  11. Miller, Jacques-Alain, El hueso de un análisis, Tres Haches, Bs As, 1998, pp. 81-82
  12. Cerati, Gustavo, "Tu locura", Ahí Vamos, Sony International, 2006